Translate

sábado, 9 de noviembre de 2013

Antonio Canova.





Nació en 1757 en Possagno, cerca de Treviso.

Hijo de un marmolista, su aprendizaje artístico tiene lugar en Venecia y Roma. 

En dicha ciudad, estudia la escultura antigua y entra en contacto con los artistas y los intelectuales que propugnan un retorno a lo clásico.

Entre 1783 y 1810 realiza los monumentos fúnebres de Clemente XIII y Clemente XIV en Roma, de Maria Cristina de Austria en Viena y de Vittorio Alfieri en Florencia.

                   Monumento fúnebre a María Cristina de Austria. (1805)


Se hace famoso en ámbito internacional con las obras de tema mitológico, Amor y Psique, Venus y Adonis, Las tres Gracias  y con las célebres estatuas de Napoleón, heroicamente desnudo representado como Marte Pacificador, y de Paolina Borghese como Venus Victoriosa.


El tratamiento que da Canova a la superficie del mármol no consiste sólo en limarla y pulimentarla, sino que intentaba suavizar la superficie mate natural del mármol y darle el aspecto de un material más flexible.
 Para ello, y tras haber realizado el último pulimentado hasta el punto de cobrar la superficie un aspecto casi lustroso, manchaba la estatua con hollín.
 Pretendía de esta manera romper el blanco brillante del mármol y darle una especie de suavidad cérea que puede resultar desagradable a la vistas de quienes buscan en las estatuas un goce puro de la forma.


Murió en Venecia en 1822.