Translate

viernes, 3 de enero de 2014

Eloy Sagüillo Rodríguez-JUSTIFICACIÓN *




De niño, caminaba en la torpeza,
como todos los niños, trompicando
en los muebles, también en los objetos
diseminados sin orden sobre el suelo,
en las piedras del campo, y no entendían
de escalones mis pies en la escalera.
Necesaria la ayuda de las manos.
Persistente la llaga en la rodilla.
La canción, tan sabida, de los llantos
fue respuesta monótona al enigma.
No entendía los planos e ignoraba
la verdad que florece en los recodos.
Un día, descubrí que los senderos
se abren con el porqué. Hice mil llaves
y emprendí la aventura de la vida.
Preguntando, alcancé todos los sitios
y el porqué me alumbraba los lugares.
A todos pregunté; más nadie dijo
dónde luce la luz antes del alba.
Y sigo tropezando, ¡en tantas cosas!...
Porque todos los días tienen noche.
Quizás, esta razón me justifique
si camino el amor a trompicones,
si te hiero y me hiero, al adentrarnos,
persiguiendo el misterio, en los rincones,
para hallar la dulzura entre tus brazos
e inventar un paraíso en nuestros sueños,
como un ramo de rosas, muy apretado,
que funden sus aromas por ser uno.


Eloy Sagüillo Rodríguez

De mi libro REAMAR (1996) *

EL AMOR DEL PRIMER TIEMPO
( año 1962)

JUSTIFICACIÓN *