Translate

martes, 29 de octubre de 2013

El Tajo de Ronda, Málaga-España.





El Tajo de Ronda es un desfiladero sobre el que se situa la ciudad de Ronda (provincia de Málaga, España).

 Tiene una superficie de 47,5 ha aproximadamente y una garganta excavada por el río Guadalevín de 500 m de longitud y 100 m. de profundidad.

 Su anchura es de 50 m. y presenta un gran escarpe que se abre hacia "La Caldera", hondonada de forma circular.


La Caldera está cubierta por matorral dispersa, que también aparece colgado en el escarpe y al borde de la cornisa.

 Entre la fauna que lo habita, destacan los córvidos, los vencejos y las palomas, así como especies de rapaces como el cernícalo vulgar y el halcón peregrino.


El Puente Nuevo de Ronda protagoniza una de las estampas más famosas de España: un arco de piedra que parece sujetar las dos mitades en las que el río Guadalevín parte Ronda.

 No por ello, cada vez que alguien contempla este monumento se sigue quedando con la boca abierta de admiración.


Bordeando el Tajo, se puede descender por un camino hasta las puertas de la muralla de la Albacara, de origen árabe.
 Este recinto servía para proteger los molinos y el ganado situados en la garganta del barranco.

Hubo una primera construcción, que se terminó en 1735, pero que se derrumbó seis años más tarde, ocasionando la muerte de más de 50 personas.


 Las obras del nuevo puente comenzaron en 1751 y no se terminaron hasta 1793. El responsable de acabarlas fue el arquitecto José Martín de Aldehuela.

Este arquitecto se encargó de que el Puente Nuevo, que mide 98 metros de altura, resistiera el paso del tiempo.
 La base de la construcción son sillares realizados con la piedra extraída del mismo fondo de la garganta del Tajo, de ahí que su color se mimetice con el de las paredes del barranco.

 El principal trabajo fue calcular la medida de los arcos que forman su silueta ya que deben aguantar mucho peso.


Aún hoy, la imagen que ofrece el puente es una mezcla de solidez y agilidad, gracias al espacio abierto de los arcos. 

Un detalle a destacar es que mucha gente piensa que este es el único puente de Ronda, pero no es cierto; aún está en servicio el antiguo puente árabe, eso sí, de mucha menor relevancia.



Su recorrido sirve para unir los dos barrios más importantes de Ronda: la Ciudad (de origen árabe) y el Mercadillo, mientras que desde él podemos contemplar otras maravillas rondeñas: las Casas Colgantes que se asoman a las dos orillas del gran corte y miran desde arriba la pronunciada cuesta que baja hacia los baños árabes.


La Casa del Rey Moro es una de las más famosas. Se trata, en realidad, de una casa palacio datada del siglo XVIII y formada en su interior por una estructura irregular y laberíntica, repleta de escaleras y pasillos.


 Orson Welles  eligió este rincón del mundo para el descanso eterno, pues, según expresó en su
testamento, eligió ser enterrado en suelo rondeño y en un pozo de la finca de Antonio Ordóñez reposan sus cenizas.