Translate

martes, 19 de noviembre de 2013

Octave Mirbeau.




« Los corderos van al matadero. No se dicen nada ni esperan nada. Pero al menos no votan por el matarife que los sacrificará ni por el burgués que se los comerá.
 Más bestia que las bestias, más cordero que los corderos, el elector designa a su matarife y elige a su burgués. Ha hecho revoluciones para conquistar ese derecho ».


Mirbeau fue un escritor francés, periodista, crítico de arte, autor de novelas, de obras teatrales y de cuentos.

Nació el  16 de febrero de 1848, en Trévières, Francia.

Expulsado de sus estudios, quería estudiar Derecho, trabajó en una notaría, y fue secretario particular de un líder bonapartista amigo de su padre, que le introdujo en el mundo del periodismo a través de L´Órdre de París.

 Trabajó después en otros periódicos y fue editor, trabajando a su vez como “negro” y publicando con varios seudónimos.

Después de los grandes cambios de 1884-1885, Octave Mirbeau se lanzó a la palestra por sí solo, poniendo la pluma al servicio de sus propios valores éticos y estéticos, y combinó la literatura y las luchas políticas.


Anarquista por convicción. ¿Su deber primordial? Ser lúcido y forzarnos a ver lo que, ciegos recalcitrantes, solemos rehusar mirar de frente.



Mirbeau nunca cayó en el olvido, ha sido publicado de continuo en más de treinta lenguas.
 Sin embargo, a menudo se lo ha leído mal, su inmensa producción ha sido injustamente reducida a tres obras, y, políticamente incorrecto, ha atravesado un largo período de incomprensión de parte de los autores de manuales y de historias de la literatura.



Felizmente, desde hace unos veinte años, gracias a la Société Octave Mirbeau, se lo viene releyendo bajo una luz nueva que permite apreciar el importante papel que ha jugado en la escena política, literaria y artística de la "Belle Époque" y en la evolución de los géneros literarios.

Murió el mismo día que cumplía 69 años, el 16 de febrero de 1917, en París, Francia.

Sus restos se conservan en el Cementerio de Passy.