Translate

domingo, 22 de diciembre de 2013

Mariano Bertuchi-Pintor.




Siempre recordaré la impresión que me causó ver su obra por primera vez.


Fue al entrar en el despacho de uno de sus nietos, D. Fernando Bertuchi, abogado en Málaga, de donde es y donde vive.



El color y la luz en sus cuadros son maravillosos.

Me explicó que el artista era su abuelo que vivió muchos años en Marruecos. Desde ese día me enamoré de su extraordinario arte.



Mariano Bertuchi Nieto nació el 6 de febrero de 1884 en el barrio del Realejo, Granada, en el número 2 de la calle Escutia. 

Dicha vivienda está aún en pie, y figura en su fachada una placa erigida el 24 de junio de 1956 por iniciativa de la Escuela de Artes y Oficios y el Ayuntamiento de Granada. 
Fue realizada como homenaje al pintor apenas un año después de su fallecimiento en Tetuán, el 20 de junio de 1955.


Bertuchi fue un niño precoz, como lo demuestra el que a los ocho años de edad recibiera el diploma de la Academia Provincial de Bellas Artes de Málaga, donde estudiaba, y a los doce obtuviera el título de
Socio de Honor del Liceo Artístico.



El traslado de su familia a Málaga en su juventud fue un acontecimiento importante, pues la luminosidad de su cielo quedaría impresionada en su retina de pintor ya para siempre. 

Esa fuerte relación del artista con la vecina ciudad sería también personal pues allí contrajo matrimonio, el 8 de agosto de 1908, con Esperanza Brotons Espinosa y nació Fernando, su único hijo, el 23 de julio de 1909.


En 1900 expone en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, siendo discípulo en sus inicios del gran paisajista José Larrocha y de la Academia de Bellas Artes de San Felipe. 
Más tarde, completaría sus estudios en la Escuela Madrileña de Bellas Artes de San Fernando, con Antonio Muñoz Degraín de profesor.


Por aquellos años se desataba la Guerra de Marruecos. 

Muchos periodistas, fotógrafos, y también pintores, acompañaron a las fuerzas expedicionarias. 

Uno de ellos fue Bertuchi, que ya gozaba de una cierta fama como ilustrador.


Marruecos se convertirá en el escenario preferido de Mariano Bertuchi, en la fuente de su inspiración, pues es allí donde se aunarán la luz y el color de Málaga y Granada junto con el misterio y la belleza salvaje de los paisajes magrebíes.

Académico de la Real de Bellas Artes y de San Fernando Bertuchi entró en dicha Academia el 20 de julio de 1922, de la mano del conde de Romanones, Mariano Benlliure y José Moreno Carbonero.