Translate

martes, 27 de mayo de 2014

Llegó, pasó mi cincuenta aniversario






Llegó, pasó mi cincuenta aniversario,
Sentéme solitario
En Londres, en un bar abarrotado,
Libro abierto y una taza vacía
Sobre la mesa de mármol.

Y entonces, mientras contemplaba el bar y la calle,
Una súbita llamarada inundó mi cuerpo;
Y por unos veinte minutos creí,
Tan grande era mi felicidad,
Que de algún modo estaba de buena suerte.

Aunque dore el sol de estío
El revuelo de las nubes en el cielo,
O la Luna invernal grabe en el campo
El laberinto que la tormenta desparrama,
No puedo yo mirar hacia allí,
Tanto me agobia mi responsabilidad.

Cosas hechas o dichas hace mucho,
O cosas que no hice ni dije
Sino que sólo pensé decir o hacer
Me agobian, y no pasa un día
Sin que alguna de estas cosas rememore

Con asombro de mi conciencia y vanidad.

                                                                                              William Butler Yeats.