Translate

miércoles, 4 de marzo de 2015

Sandro-Por ese palpitar




Por ese palpitar que tiene tu mirar
yo puedo presentir que tu debes sufrir,
igual que sufro yo por esta situación
que nubla la razón sin permitir pensar.

En que ha de concluir el drama singular
que existe entre los dos tratando simular
tan solo una amistad mientras en realidad
se agita la pasión, que muerde el corazón
y que me obliga a callar....

Yo te amo....Yo te amo.
Tus labios de rubí de rojo carmesí,
parecen murmurar mil cosas sin hablar,
y yo que estoy aquí, sentado frente a ti,
me siento desangrar sin poder conversar.

Tratando de decir tal vez será mejor
me marche yo de aquí para no vernos más,
total que más me da, ya sé que sufriré,
pero al final tendré tranquilo el corazón
y al fin podre gritar:
Yo te amo... Yo te amo.



Roberto Sánchez, más conocido por su seudónimo artístico Sandro nació en Buenos Aires el 19 de agosto de 1945  fue un destacado cantautor argentino de balada romántica y música rock y pop en castellano, famoso en todo el continente. A su vez, incursionó en múltiples oportunidades en cine, como actor protagonista e incluso como director.

Fue uno de los fundadores del rock en castellano en América Latina. Publicó 52 álbumes originales y vendió 8 millones de copias, aunque hay fuentes que las elevan hasta 22 millones.  Algunos de sus éxitos son "Dame fuego", "Rosa, Rosa", "Quiero llenarme de ti", "Penumbras", "Porque yo te amo", "Así", "Mi amigo el Puma", "Tengo", "Trigal", "Una muchacha y una guitarra". Su tema "Rosa, Rosa" vendió 2 millones de discos, siendo su obra más famosa. 

Asimismo, su tema "Tengo" ha sido considerado el n.º 15 entre los 100 mejores temas del rock argentino, por la cadena MTV y la revista Rolling Stone. 
Realizó 16 películas. Fue el primer latinoamericano en cantar en el Felt Forum del Madison Square Garden.  En 2005 recibió el Grammy Latino al conjunto de su trayectoria profesional.

Murió en la ciudad de Mendoza el 4 de enero del 2010,tras su cuarta operación resultado de complicaciones en un trasplante de pulmón y corazón, congregó a miles de personas que se concentraban en las escalinatas del Congreso para dar el último adiós al hombre que cautivó a varias generaciones.
Él siempre decía:
"Puedo perder la vida, pero la vida no me la pierdo."