Translate

sábado, 1 de febrero de 2014

Dependencia.




Estos son algunos de los comportamientos de dependencia más comunes y que alientan a ella.

- Sentirse incapaz de abandonar el nido o abandonarlo con sentimientos de culpabilidad por los dos lados.

- Sentirse obligado a visitar a alguien, a telefonear, invitar, a hacer de chófer y cosas por el estilo.

- Pedirle permiso al cónyuge para cualquier cosa, incluso para gastar dinero, para hablar o para usar el coche.

- Indiscreciones que son como invasiones a la intimidad de los demás, como por ejemplo revisar los cajones de los niños o sus cartas o cuadernos secretos.

- Frases como: "Yo no podría decirle lo que siento a él no le gustaría".

- Quedarse inmovilizado o tener una depresión después de la muerte de un ser amado.

- Sentirte atado a algún trabajo especial y no atreverte a trabajar por tu cuenta.

- Tener ideas preconcebidas respecto de lo que debe ser el comportamiento de un padre, esposo o hijo.

- Sentirse incómodo por la conducta de un cónyuge, o un padre o un hijo, como si lo que ellos son fuese parte de lo que tú eres.

- Pasarte la vida entrenándote, es decir preparándote para algún trabajo o un puesto. Sin dejar jamás la fase de entrenamiento por una falta de confianza en ti mismo.

- Molestarse, sentirse dolido, por lo que los otros digan, piensen o hagan.

- Poderte sentir feliz o realizado sólo si tu compañero se siente de la misma manera.

- Dejar que los demás te den órdenes.

- Dejar que otros tomen decisiones por ti o pedir siempre consejo antes de tomar una decisión.

- "Estás en deuda conmigo, mira lo que hice yo por ti." Las obligaciones que van con la dependencia.

- No hacer algo delante de los padres o de la persona dominante porque no estarían de acuerdo o porque no les gustaría. No fumar, beber, comer un helado de chocolate, o lo que sea, por cumplir con tu rol de sometimiento y sumisión.

- Abandonarte completamente, sin importarte tu vida, cuando algún ser amado muere o se enferma gravemente.

- Tener cuidado con el lenguaje que se usa ante una persona dominante, para no molestarla.


- Mentir constantemente respecto a tu propio comportamiento, y tener que tergiversar la verdad para no perturbarlos a "ellos".