Translate

jueves, 24 de julio de 2014

Hellen Adams Keller




Lo que mueve al mundo no son sólo los potentes brazos de los héroes, sino también la suma de los pequeños empujones de cada trabajador honrado.