Translate

jueves, 6 de marzo de 2014

Cuando hablas...





Cuando hablas de tus problemas, de tus achaques y enfermedades, de tus agravios, prolongas la vida de lo que te hace desdichado.

Hablar de tus desventuras sólo añade más desventuras a tu vida.

Da valor únicamente a tus deseos.

Piensa y habla sólo de lo bueno y que añade gozo a tu trabajo y a tu vida.

Si no hablas de tus desventuras, pronto tendrás la dicha de ver que han desaparecido.