Translate

martes, 10 de diciembre de 2013

Eloy Sagüillo Rodríguez




                                                             A Vicente López Martínez.            
                      XIV

Hubo un tiempo en que no tuve,
de vivir, otras razones
que el amor;
por ello, cómodo estuve
en embriaguez por lo dones
de tu flor.

Me era dulce consentir,
de prendido entre tus brazos,
mi prisión,
queriendo preso vivir
sin que quebrasen los lazos
de afición.

Fue gozoso navegar
en tus ojos, por mis mares,
solamente,
sin osar imaginar
tuviese el mundo lugares
preferentes.

No afectaban los ciclones
ni los fuertes oleajes,
tan airados;
pues eran los corazones
bien provistos de atalajes
reforzados.

Contigo estaba mi vida
del peligro asegurada
y, en bonanza,
la nave bien dirigida
por la ruta designada:
esperanza.

Hoy añoro aquellos días,
de los remos compartidos,
venturosos.
Ruego olvides las porfías
y pongamos los latidos
armoniosos,

que restan otros mañanas
y sigue siendo la vida
singladura;
donemos al amor ganas
de tener por perseguida
la ventura.


Eloy Sagüillo Rodríguez.-De mi libro REAMAR (1996).